Buscar

1249 Resultados

INMA: «La exposición a mezclas de disruptores endocrinos durante el embarazo se asocia con mayores probabilidades de sufrir síndrome metabólico en la infancia»

Nuevo estudio publicado en Jama Network Open

El término “síndrome metabólico” aglutina un grupo de factores, como la obesidad abdominal, la hipertensión o la resistencia a la insulina que, en su conjunto, incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. Un nuevo estudio apunta a que la exposición prenatal a una combinación de disruptores endocrinos está asociada con una peor salud metabólica en la infancia, lo que a su vez podría contribuir a un mayor riesgo de sufrir síndrome metabólico en la edad adulta. La investigación, liderada por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por la Fundación ”la Caixa”, ha sido publicada en Jama Network Open.

Los disruptores endocrinos son sustancias químicas que reciben este nombre por su capacidad para interferir en el funcionamiento de nuestro sistema hormonal, el crecimiento, el equilibrio energético y el metabolismo y a cuya exposición, dada su ubicuidad en nuestro entorno, es difícil escapar. Estudios anteriores ya habían mostrado una relación entre la exposición individual a algunos de estos compuestos durante la fase prenatal y algunos de los factores que componen el síndrome metabólico, sobre todo la obesidad y la presión arterial. En esta ocasión y en el marco del proyecto ATHLETE, el equipo se propuso evaluar el impacto combinado de este tipo de substancias sobre la totalidad de los factores del síndrome metabólico.

Para ello, el estudio contó con 1.134 madres y sus hijos e hijas de seis países europeos (cohorte INMA de España, EDEN de Francia, RHEA de Grecia, KANC de Lituania, MOBA de Noruega y BIB de Reino Unido), todos ellos voluntarios de la cohorte HELIX (Human Early Life Exposome). A través de muestras de sangre y orina recogidas de las madres durante el embarazo o bien del cordón umbilical tras el parto se analizó la exposición prenatal a un total de 45 disruptores endocrinos.

Más adelante, cuando los niños y niñas tuvieron entre 6 y 11 años, se les realizó un seguimiento, que incluyó un examen clínico, una entrevista y una recogida de muestras biológicas. Con todo ello, se obtuvieron datos relativos a la medida de la circunferencia de la cintura, la presión sanguínea o los niveles de colesterol, triglicéridos e insulina, que se agregaron para obtener un índice de riesgo de síndrome metabólico.

Mercurio, PFAS, pesticidas organoclorados y PBDEs

El análisis estadístico permitió observar que las mezclas de metales, sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS), de pesticidas organoclorados, de retardantes de llama (o PBDEs) se asociaban con un mayor índice de riesgo de síndrome metabólico. En el caso de los metales, la asociación observada se dio principalmente por el efecto del mercurio, cuya fuente principal es la ingesta de pescados de gran tamaño.

Los PFAS son una de las familias de compuestos químicos más utilizadas, empleándose en pesticidas, pinturas, sartenes antiadherentes o envases de comida rápida, entre otros muchos usos frecuentes. Dada su persistencia, se conocen también como las sustancias químicas eternas. También muy persistentes son los pesticidas organoclorados, que ya fueron prohibidos en Europa en los años 70, pero a las que todavía estamos ampliamente expuestos dada su permanencia en el medio ambiente.

Diferentes resultados en función del sexo

“También observamos que las asociaciones eran más fuertes en las niñas para las mezclas de PFAS y bifenilos policlorados (PCB), mientras que los niños eran más susceptibles a la exposición a parabenos. Puesto que los disruptores endocrinos interfieren con las hormonas esteroideas sexuales, estas diferencias entran dentro de lo que cabría esperar”, explica Nuria Güil Oumrait, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

“Nuestros resultados sugieren que la exposición a mezclas generalizadas de disruptores endocrinos durante el embarazo puede estar asociada a una salud metabólica adversa en niños y niñas. Esta asociación puede contribuir al actual aumento de la prevalencia del síndrome metabólico a lo largo de la vida, que actualmente afecta a 1/4 de la población adulta, con tendencias al alza evidentes incluso entre los jóvenes”, concluye Martine Vrijheid, codirectora del programa de Medio ambiente y salud a lo largo de la vida de ISGlobal y autora sénior del estudio.

Referencia: Güil-Oumrait N, Stratakis N, Maitre L, Anguita-Ruiz A, Urquiza J, Fabbri L, Basagaña X, Heude B, Haug LS, Sakhi AK, Iszatt N, Keun HC, Wright J, Chatzi L, Vafeiadi M, Bustamante M, Grazuleviciene R, Andrušaityte S, Slama R, McEachan R, Casas M, Vrijheid M. Prenatal Exposure to Chemical Mixtures and Metabolic Syndrome Risk in Children. JAMA Netw Open. 2024 May 1;7(5):e2412040.

Link al artículo científico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/38780942/


GRAN EXITO de las 19ª Jornadas Científicas INMA

Las 19ª Jornadas Científicas INMA 2024 han sido un gran éxito!

Hemos contado con 120 inscritos y con la presentación de 42 trabajos científicos realizados con datos del Proyecto INMA.

Muchas gracias a todas/os por vuestra participación y nos vemos el año que viene.

 

Colaboradores:

           

 


Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO)

fisabio.san.gva.es


Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO)

fisabio.san.gva.es


INSCRIPCION a las 19ª Jornadas Científicas INMA

Ya podéis inscribiros a las 19ª Jornadas Científicas INMA 2024

  • Programa Científico DEFINITIVO: Link

  • Formato: Sesiones plenarias y presentación de resultados INMA de forma presencial los días 11 y 12 de junio en el Parc de Recerca Biomedica de Barcelona – PRBB, Barcelona (se retransmitirá en Streaming) ¡Reservate estas fechas! ¡Te esperamos!

  • INSCRIPCION: La inscripción es obligatoria ya que necesitamos tener tus datos para enviarte la información para que puedas asistir y/o conectarte por streaming a las diferentes sesiones.
    El coste de la inscripción es de 61€ (+IVA). En este coste están incluidos los cafés que tendrán lugar durante los dos días que duran las jornadas, y la comida del día 11 de junio.
    Opcionales:
    – También podrás apuntarte a la comida del día 12 de junio que tendrá lugar justo después de la Clausura que tiene un coste de 23€ (+IVA).
    – También podrás apuntarte a la cena del día 11 de junio que tiene un coste de 30€ (+IVA).
    Entra en este link y formaliza tu inscripción (Pago con tarjeta de crédito): INSCRIPCION CERRADA, AFORO COMPLETO

    Si no va a asistir a las sesiones en persona y vas a seguirlas por Streaming, por favor rellena el siguiente FORMULARIO

La inscripción estará abierta hasta el 10 de mayo de 2024.

 

Colaboradores:

           

 


Exposición materno-fetal a disruptores endocrinos a través de la placenta en mujeres de Panamá

¿Qué se sabe sobre el tema?

Los pesticidas organoclorados (OPs) y los bifenilos policlorados (PCBs) son grupos de sustancias químicas ambientales que forman parte de los conocidos disruptores endocrinos, con capacidad de imitar hormonas e inducir efectos adversos en los individuos expuestos o en su descendencia. Debido a sus propiedades tóxicas, persistentes y bioacumulativas, los OPs y los PCBs contribuyen a la exposición a contaminantes orgánicos persistentes (COPs), que están estrictamente regulados por leyes internacionales (Convenio de Estocolmo). Históricamente, se utilizaron en la agricultura como pesticidas, en la salud pública para controlar vectores de insectos y en múltiples procesos industriales como la fabricación de transformadores eléctricos. La acumulación en el cuerpo de la madre y la exposición prenatal y temprana a estos contaminantes ambientales están relacionados con la salud infantil y problemas de desarrollo y predisponen a efectos perjudiciales en la edad adulta. Además, los niños son especialmente vulnerables a los contaminantes del aire, agua y suelo ya que están en proceso de crecimiento y su sistema inmunológico y mecanismos de desintoxicación no están completamente desarrollados. Por lo tanto, es crucial que el ambiente en el que se desarrollan, desde la concepción hasta la adolescencia, esté protegido para garantizar su salud.

Los programas internacionales de biomonitorización humana para la exposición ambiental, como NHANES en Estados Unidos y HBM4EU en Europa, han destacado la exposición generalizada de los seres humanos a numerosos productos químicos ambientales. Sin embargo, a pesar de las medidas tomadas en el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (2009), la vigilancia de la exposición a COPs y las enfermedades asociadas sigue siendo extremadamente limitada en América Latina y otras regiones del mundo.

¿Qué añade este estudio a la literatura disponible?

Ante la carencia de datos en América Latina, transferimos lo aprendido en la Cohorte INMA a una cohorte materno-infantil de madres y niños panameños (PA-MAMI), que trata de evaluar la exposición ambiental en las primeras etapas del desarrollo y el posible impacto adverso del medio ambiente y la dieta en la infancia temprana en Panamá.

Nuestro estudio es pionero en evaluar las concentraciones de OPs y PCBs en muestras de placenta de mujeres Latinoamericanas, así como en cuantificar la actividad hormonal relacionada por el efecto combinado de los COPs que presentan actividad hormonal estrogénica. La utilización de la placenta como matriz biológica es de gran relevancia, ya que es reconocida como una fuente valiosa y fácilmente disponible de tejido humano para la biomonitorización de la exposición química entre madre e hijo. Además, permite la implementación de biomarcadores de efecto sin la limitación de la cantidad de tejido disponible.

Los resultados de este estudio revelan que todas las muestras de placenta de madres panameñas analizadas fueron positivas para al menos tres residuos de COPs, con más del 70% positivas para al menos seis de ellos. Las frecuencias de los OPs cuantificados oscilaron entre el 100% para p,p’-DDE y HCB hasta el 30,8% para β-HCH, siendo la concentración mediana más alta observada para la lindano (380,0 pg/g de placenta). La frecuencia de detección de los PCBs osciló entre el 70,0 y el 90,0%; la concentración mediana más alta se observó para el PCB 138 (17,0 pg/g de placenta), seguido del PCB 153 (16,0 pg/g de placenta). Por otro lado, todas las placentas fueron positivas en el bioensayo de estrogenicidad, resaltando que la exposición al lindano se asoció positivamente con la estrogenicidad, mientras que esta asociación fue negativa en el caso de la exposición al PCB 153. En cuanto a los predictores de exposición, se asociaron concentraciones más altas de p,p’-DDE con un mayor consumo de carne, lo que sugiere que la grasa animal es una fuente importante de exposición a metabolitos del DDT.

¿Cuáles son las implicaciones de los resultados obtenidos?

Los datos obtenidos en el estudio de cohorte PA-MAMI pueden ser utilizados como referencia para la biomonitorización de la exposición química durante el embarazo y su impacto en la salud de la descendencia en Panamá y otros países de América Central. Además, son de utilidad para enfatizar la necesidad de estimar el efecto cóctel de los contaminantes ambientales, donde la exposición a concentraciones bajas puede resultar en un efecto combinado indeseable e insospechado al considerar los contaminantes individualmente. Es por ello que estos resultados pueden ayudar a la implementación de regulaciones legales que reduzcan la exposición a contaminantes ambientales, lo que ayudaría a prevenir posibles riesgos para la salud de los niños y donde la biomonitorización periódica permitiría explorar la efectividad de tales regulaciones.

Referencia: Iribarne-Durán LM, Castillero-Rosales I, Peinado FM, Artacho-Cordón F, Molina-Molina JM, Medianero E et al. Placental concentrations of xenoestrogenic organochlorine pesticides and polychlorinated biphenyls and assessment of their xenoestrogenicity in the PA-MAMI mother-child cohort. Environmental Research 2024; 241:117622.

Link al artículo científico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/37977273/

Luz María Iribarne Durán
Doctora en Medicina Clínica y Salud Pública
Nicolás Olea
Catedrático Facultad de Medicina/Facultativo Especialista Hospital Clínico
Universidad de Granada/Hospital Clínico S. Cecilio
Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada (ibs. GRANADA)


INMA: «Posición socioeconómica, contexto familiar y desarrollo cognitivo infantil»

Un nuevo estudio de las cohortes de Gipuzkoa y Valencia del estudio INMA refleja cómo la posición socioeconómica, (especialmente la clase social) y el contexto familiar (especialmente la estimulación cognitiva, la gestión del estrés y el perfil parental), se relacionan con puntuaciones más bajas en el test que evalúa el desarrollo cognitivo.

El desarrollo cognitivo es el crecimiento y maduración de los procesos de pensamiento. Se trata de una evolución continua que, según la psicología evolutiva de Jean Piaget, comienza con la etapa sensoriomotora (desde el nacimiento hasta aproximadamente los 2 años de edad) y finaliza con la etapa de operaciones formales (de los 11 a los 15-20 años), caracterizada por el inicio del pensamiento abstracto y por el uso y contraste de hipótesis. La posición socioeconómica aumenta las diferencias en el desarrollo cognitivo infantil. Ésta tradicionalmente se ha estimado a través de la clase social, el nivel educativo o la situación laboral. Además de la influencia de la posición socioeconómica, los eventos que ocurren dentro del contexto familiar de forma estable podrían influir en el desarrollo cognitivo, como por ejemplo el hábito de comer juntos compartiendo vivencias, o relajarse con un cuento en la cama antes de dormir.

El trabajo recién publicado analizó el papel de la posición socioeconómica, medida a través de diversos indicadores, en el desarrollo cognitivo evaluado entre los 7 y los 11 años, estudiando el papel del contexto familiar como potencial mediador. Se evaluaron indicadores de la posición socioeconómica durante el embarazo (clase social familiar, educación de los padres, empleo y renta disponible) y a los 7 (Gipuzkoa) y 11 (Valencia) años (Riesgo de Pobreza o Exclusión Social (AROPE)). El contexto familiar y el desarrollo cognitivo se midieron con la Escala de Evaluación Familiar Haezi-Etxadi 7-11 (HEFAS 7-11) y las Raven’s Colored Progressive Matrices (Raven’s CPM), respectivamente.

La variable de posición socioeconómica que mejor se relacionó con desarrollo cognitivo fue la clase social familiar, mostrando que aquellos hogares pertenecientes a clases sociales más bajas tenían hijos e hijas que obtenían menor puntuación cognitiva. Los indicadores de la posición socioeconómica se relacionaron con subescalas del contexto familiar, en particular aquellas relativas a la estimulación cognitiva, el estrés de las madres y padres y la crianza de los hijos e hijas. Esto indicó que los hogares con posiciones más desfavorecidas, presentaron también peores puntuaciones en las escalas de contexto familiar. En este estudio se encontró que parte de la relación entre clase social y desarrollo cognitivo estaba explicada por el contexto familiar. Cuando se tuvieron en cuenta las subescalas por separado, influyeron entre un 5 y un 11% en la relación, mientras que el porcentaje fue de un 12% cuando se tuvieron en cuenta en su conjunto.

Tanto la posición socioeconómica como el contexto familiar contribuyen al desarrollo cognitivo infantil. Las políticas igualitarias y los programas de crianza positiva podrían contribuir a mejorar el desarrollo cognitivo de los niños y niñas.

Referencia: González L, Popovic M, Rebagliato M, Estarlich M, Moirano G, Barreto-Zarza F, Richiardi L, Arranz E, Santa-Marina L, Zugna D, Ibarluzea J, Pizzi C. Socioeconomic position, family context, and child cognitive development. Eur J Pediatr. 2024 Mar 14. doi: 10.1007/s00431-024-05482-x. Epub ahead of print.

Link al artículo científico: https://link.springer.com/article/10.1007/s00431-024-05482-x


INMA: «Niveles de vitamina D durante el embarazo y la infancia y su relación con desarrollo de alergias y asma durante la infancia»

Un estudio con la cohorte INMA demuestra como tener niveles más altos de vitamina D en la edad preescolar podría estar relacionado con una menor probabilidad de desarrollar eccema durante la infancia. El estudio desarrollado por la investigadora Sangüesa y colaboradores ha utilizado datos de las cohortes INMA-Asturias, Gipuzkoa, Menorca, Sabadell y Valencia para evaluar la relación entre los niveles de vitamina D y el desarrollo de alergias y asma en la infancia.

La prevalencia de la deficiencia de vitamina D puede ser de hasta el 75% en adultos, incluso en países del sur de Europa donde las horas de luz solar son abundantes. Especialmente, las mujeres embarazadas y los lactantes corren un mayor riesgo. La vitamina D es importante para el desarrollo del sistema inmunitario, y su carencia puede estar relacionada con el desarrollo de alergias y asma en la infancia. Mientras que la mayoría de los estudios anteriores sólo analizaron los síntomas de alergia y asma en un momento determinado, este estudio da un paso más para examinar el efecto de los niveles de vitamina D tanto durante el embarazo como durante la infancia.

Alrededor del 19% de las madres y el 24% de los niños presentaban carencias de vitamina D. El estudio concluyó que tener un nivel más alto de vitamina D en edad preescolar estaba relacionado con una menor probabilidad de padecer eccema durante la infancia. Además, tener un nivel más alto de vitamina D durante el embarazo y la infancia podría reducir la probabilidad de sibilancias de aparición tardía.

El estudio se basa en la bibliografía existente sobre el posible efecto positivo de los niveles de vitamina D en niños en edad preescolar sobre el eccema atópico. Esto podría deberse a que la vitamina D interviene en la prevención de las respuestas inflamatorias y las infecciones. Sin embargo, los autores subrayan la importancia de que se realicen más estudios que evalúen los niveles de vitamina D durante el embarazo y la infancia, y que evalúen los síntomas alérgicos y asmáticos más adelante en la infancia y adolescencia para confirmar los resultados.

Referencia: Sangüesa J, Sunyer J, Garcia-Esteban R, Abellan A, Esplugues A, Garcia-Aymerich J, Guxens M, Irizar A, Júlvez J, Luque-García L, Rodríguez-Dehli AC, Tardón A, Torrent M, Vioque J, Vrijheid M, Casas M. Prenatal and child vitamin D levels and allergy and asthma in childhood. Pediatr Res. 2023 May;93(6):1745-1751.

Link al artículo científico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36057646/


Exposoma -


Beyond the single-outcome approach: A comparison of outcome-wide analysis methods for exposome research

Anguita-Ruiz A, Amine I, Stratakis N, Maitre L, Julvez J, Urquiza J, Luo C, Nieuwenhuijsen M, Thomsen C, Grazuleviciene R, Heude B, McEachan R, Vafeiadi M, Chatzi L, Wright J, Yang TC, Slama R, Siroux V, Vrijheid M, Basagaña X. Beyond the single-outcome approach: A comparison of outcome-wide analysis methods for exposome research. Environ Int. 2023 Dec;182:108344. PMID: 38016387


Exposoma -


Statistical Approaches to Study Exposome-Health Associations in the Context of Repeated Exposure Data: A Simulation Study

Warembourg C, Anguita-Ruiz A, Siroux V, Slama R, Vrijheid M, Richiardi L, Basagaña X. Statistical Approaches to Study Exposome-Health Associations in the Context of Repeated Exposure Data: A Simulation Study. Environ Sci Technol. 2023 Oct 31;57(43):16232-16243. PMID: 37844068
Correction: Statistical Approaches to Study Exposome-Health Associations in the Context of Repeated Exposure Data: A Simulation Study. Environ Sci Technol. 2024 Jan 30;58(4):2162. PMID: 38227446


1 / 125