Información, educación y participación

Pa promover la concienciación comunitaria y la participación ciudadana ye necesario asegurar una adecuada información ambiental y l’accesu llibre a la información per parte de cualquier ciudadanu; esto ye, la posibilidá d’acceder ensin torgues a cualquier tipu d’información referida a les condiciones ambientales. L’accesu públicu a esta información permite a la sociedá conocer la so situación presente asina como los mecanismos p’ameyorala. Tien qu’incluir non sólo los datos referíos al estáu xeneral del mediu ambiente (por exemplu: la calidá del aire y del agua) sinón tamién los resultados concretos y actuales de monitoreos, investigaciones sobre contaminantes y los sos efectos na salú, l’impactu ambiental d’actividaes puntuales de la industria, midíes de prevención adoptaes pol sector públicu, asina como la normativa respectiva y los procedimientos pa facer valir el derechu a un mediu ambiente saludable.

Cada vez ye más fácil poner a disposición del públicu la información per medio de los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio, TV), les tecnoloxíes de la comunicación y la información como Internet y grandes bases de datos, y otros recursos como l’etiquetáu de los productos.

Nel Estáu español, el Ministeriu de Mediu Ambiente, delles comunidaes autónomes, conceyos y otres entidaes, vienen desarrollando dende hai unos años los Sistemes d’Información Ambiental (SIA), recursos que permiten la captación, estructuración, accesu y espardimientu de la información relativa al mediu ambiente.

El derecho a la información toma sustancia xurídico na lletra de la Declaración de los Derechos Humanos, aprobada en París en 1949, que nel so artículu 19 diz: "Toa persona tien derechu a la llibertá d’opinión y d’espresión; esti derechu inclúi’l de nun ser incordáu poles sos opiniones, el d’investigar y recibir informaciones y opiniones y el de espardeles ensin llendes de fronteres, per cualquier mediu d’espresión".

Otros trataos internacionales reconocen esti derechu n’asemeyaos términos; ente ellos, la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos, aprobada pola ONU en 1966; la Convención Europea de los Derechos del Home, aprobada pol Conseyu d’Europa en 1950; la Declaración de los Derechos Civiles, Políticos y Culturales en Teherán en 1973; l’Acta de Helsinki de 1975; y el Pactu de San José de Costa Rica (Convención Americana de Derechos Humanos) en 1984.

La Declaración de Río, documentu de la Conferencia de les Naciones Uníes sobre Mediu Ambiente y Desarrollu (CNUMAD) de 1992, destacó’l rol de la información ambiental. Los temes referíos a la información ambiental enllenaron la mayoría de los capítulos del Programa 21 adoptáu nesti eventu. El principiu 10 garantiza la participación ciudadana y l’accesu públicu a la información ambiental: "El meyor mou de tratar les cuestiones ambientales ye cola participación de tolos ciudadanos interesaos, nel nivel que correspuenda. Nel planu nacional, toa persona ha de tener accesu adecuáu a la información sobre’l mediu ambiente de que tengan les autoridaes públiques, incluida la información de los materiales y les actividaes que conlleven peligru nes sos comunidaes, asina como la oportunidá de participar nos procesos d’adopción de decisiones. Los estaos han de facilitar y fomentar la sensibilización y la participación de la población poniendo la información al algame de toos".

En 1992 entró en vixencia la Directiva Europea sobre Llibertad d’Accesu a la Información en Materia de Mediu Ambiente, que garantiza la llibertá d’accesu y espardimientu de la información en poder de les autoridaes públiques. La Directiva foi trespuesta a llexislación española per medio de la Llei 38/1995. Y de magar 2001, rixe’l Conveniu sobre l’Accesu a la Información, la Participación del Públicu en la Toma de Decisiones y l’Accesu a la Xusticia n’Asuntos Ambientales de la Comisión Económica de les Naciones Uníes pa Europa (CEPE/ONU), conocíu como Conveniu d’Aarhus, a les sos disposiciones ta adaptándose la llexislación comunitaria. Nesti marcu encuádrase la Directiva 2003/4/CE del Parlamentu Européu, de xineru del 2003, relativa al accesu del públicu a la información medioambiental.

La educación ye un ámbitu ideal pa promover la xusticia ambiental. Ye necesario que s’eduque a la sociedá nos problemes qu’afecten a dellos sectores de la población. Esto implica un análisis del ciclu de vida de los productos y actividaes que causen un impactu nel mediu ambiente, ente otros temes.

Les escueles primaries y secundaries puen ufiertar educación ambiental con programes d’estudiu que contemplen la sostenibilidá ambiental y la non discriminación. Amás, puen fomentase talleres comunales pa capacitar a la sociedá civil sobre la naturaleza y posibles actividaes de defensa contra la discriminación ambiental.

Parte del problema de la discriminación ambiental vien de la falta de participación de les partes afectaes, tanto nel planeamientu como na implementación de les actividaes.
La igua de los problemes ambientales y de la salú público nun compete solamente a los órganos alministrativos del Estáu; la iniciativa ciudadana y la participación comunitaria na diversidá de variables culturales, sociales, científiques, económiques y tecnolóxiques implicaes nos procesos de toma de decisiones son, pasu ente pasu, más importantes pa una calidá de vida meyor. Tenemos qu’encamentar que caún de nós pue ayudar a protexer o degradar el mediu ambiente.

Los estudios d’impactu ambiental tienen de ser participativos y quedar a disposición de los miembros de la sociedá civil, organizaciones gubernamentales, etc., col envís de que puedan controlar y evaluar la so calidá.

Pero la participación por sí mesma nun ye la solución. La participación, al mesmu tiempu, tien que ser informada, pa que la población cuente col conocimientu necesariu pa poder tomar les sos decisiones respecto de cuálos son los sos problemes y cómo los quier iguar. Por ello, la participación ha de ser complementada con un accesu llibre a la información.

Subir Subir