Ácidos grasos esenciales y poliinsaturaos

L’ácidu linoleico y el linolénico llámense ácidos grasos esenciales (AGE), porque sólo se puen obtener a partir de la dieta. Estos ácidos grasos alcuéntrense na verdura, frutos secos, cereales, pero proceden principalmente del consumu alimentario d’aceites vexetales como’l de xirasol, maíz o soya. Los ácidos grasos poliinsaturaos fórmense nel organismu a partir de los AGE pero puen obtenese tamién directamente per medio de la dieta, fundamentalmente del pexe.

Los ácidos grasos poliinsaturaos alcuéntrense en grandes concentraciones na corteza cerebral y na neñina, lo que suxer la so participación nel desarrollu de la función neuronal y visual.

Nel fetu los ácidos grasos poliinsaturaos acumúlense preferentemente nel tercer trimestre de xestación y nos primeros meses de vida; por ello’l so aporte per dieta materno y na época de lactancia ye fundamental pal desarrollu neurolóxicu y el crecimientu adecuaos. Ésto ye perimportante nos neños pretérmino (los que nacen enantes de les 37 selmanas de xestación) pola interrupción precoz del aporte materno.

Diferentes estudios vienen analizanzo nos últimos años los posibles efectos de la inxesta d’ácidos grasos esenciales y poliinsaturaos demientres l’embaranzu. Anque nun hai dulda de los beneficios d’una dieta rico nestos elementos, esiste, sicasí, controversia en cuanto a la inxesta d’ácidos grasos poliinsaturaos procedentes del pexe. Si bien ye verdá que tien de ser una parte importante de la dieta pa les muyeres embaranzaes, porque constitúi una fonte bona de proteínes de calidá alta y ácidos grasos poliinsaturaos, la Organización de les Naciones Uníes pa l’Agricultura y l’Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salú (OMS) señalen, que dellos pexes (por exemplu, el xibarte y el tiburón) constitúin la fonte principal alimentaria de metilmercuriu, polo que nun ye recomendable la so inxesta en muyeres embaranzaes o en neños de poca edá. Los niveles d’esti metal puen variar nes estremaes árees xeográfiques, asina que les autoridaes de salú público tienen qu’asesorar a los consumidores en función de los niveles atopaos nes especies de consumu local.

Lleche materno

La lleche materno constitúi la fonte principal d’ácidos grasos poliinsaturaos nos primeros meses de la vida del neñu, pero tamién pue ser portador de contaminantes ambientales como’l plomu, mercuriu, PCBs y dioxines, anque sía xeneralmente en dosis baxes. Les esposiciones a químicos enantes del nacimientu demostraron tener efectos non favoratibles nel bebé, como se menta nel apartáu de Los contaminantes ambientales; por contra, nun hai evidencia de que los contaminantes habituales de la lleche materno produzan dañu nel rapacín. Esto pue ser porque’l bebé sía menos susceptible a estes sustancies químiques que’l fetu, o pol efectu protector que tien la lleche materno, fundamentalmente sobre’l sistema nerviosu y inmunitariu.

Masque sía una vía de tresferencia de munchos compuestos químicos, la lleche materno paez tener propiedaes que favorecen un desarrollu meyor del neñu. Con toes y con estes, el debate sobre’l papel que xuega la lactancia materno nel desarrollu neurolóxicu del rapacín sigue abiertu. Los sos aprovechamientos son cada vez más evidentes, pero demientres que dellos estudios los atribúin exclusivamente a les diferencies socioeconómiques que presenten les muyeres que deciden dar de mamar y les que nun lo faen, otros afirmen que’l conteníu de dellos ácidos grasos presentes na lleche materno y ausentes en lleche de fórmula explicaría el desarrollu meyor de los rapacinos amamantaos de forma natural.

En resumen, la dieta pue xugar un papel fundamental na prevención de los efectos perxudiciales de l’acumulación de productos tóxicos nel nuestru organismu. Por mor de que munchos d’estos químicos se depositen en cuerpu décades, tienen de adoptase midíes de prevención dende bien temprano. Al comer dende la infancia más fruta, vexetales, llegumes, cereales integrales y productos animales baxos en grasa, llógrase una nutrición de calidá y, amás, amenórgase la carga corporal de químicos tóxicos. Con too y con ello, nun tenemos qu’escaecer que la meyor manera de protexer a les madres y a los neños ye amenorgando o desaniciando la producción de químicos nocivos.